El empleo de la Cavitación o Ultacavitación (ultrasonidos de baja frecuencia) en el sector de la estética destaca por sus buenos resultados en sus tratamientos.

Se trata de una técnica que genera cambios de presión en el líquido del tejido graso. Así se crean microburbujas que estallan, destruyendo las células adiposas. La grasa se transforma en una sustancia líquida, la cual será eliminada de forma natural por el organismo a través del sistema linfático y urinario, y también mediante la ayuda de masajes o drenajes.

Para ayudar a la eliminación de la grasa se aconseja beber agua antes y después de la sesión, consiguiendo de esta forma eliminar la grasa y los centímetros de más, remodelando el cuerpo. Este tratamiento va acompañado de orientación nutricional personalizada para potenciar sus efectos.

La aplicación de ultrasonidos en la estética no produce daños ni efectos secundarios y está especialmente indicada para tratamientos de adelgazamiento.

En nuestros tratamientos combinamos esta técnica con láser, radiofrecuencia y vibropercusión. De esta manera tonificamos, estimulamos la producción de elastina y se favorece el flujo sanguíneo. Siguiendo el consejo de nuestros doctores y la combinación adecuada de técnicas lograrás la figura deseada en un tiempo record.